Cuidados de la rosa de Jericó

Cuidados de la rosa de Jericó

La rosa de Jericó es un helecho que tiene un gran éxito entre los amantes de las plantas, de aquí que podríamos decir que es uno de los helechos más conocidos dentro del mundo de la jardinería.

Además, es una de las plantas más misteriosas, no solo por su belleza, sino porque la misma es usada para invocar a la magia y por la brujería, de aquí que podamos decir que es una planta realmente muy interesante, tanto de cultivar como de tener en casa.

Cuidados más importantes de la rosa de Jericó

Para comenzar, tienes que tener claro que esta planta es muy fuerte, por lo que puede llegar a crecer en cualquier tipo de ambiente. Pero si no quieres tener problemas con la misma y por ello quieres que la planta salga fuerte, te recomendamos plantarla en un sitio de sombra. Así la misma no tendrá que afrontar el fuerte calor del sol, por lo que tendrá más humedad para crecer con fuerza.

En cuanto a la temperatura, tienes que tener claro que esta planta en este aspecto es un poco delicada. Esto quiere decir que en ningún caso deberás someter a la planta a temperaturas inferiores a los 16º. Esto se debe a que si la temperatura baja de dichos grados, la planta no vivirá. Mientras que si la sometes a temperaturas elevadas, la planta no lo va a pasar tampoco bien, de aquí que si vives en una zona calurosa, lo mejor que puedes hacer es plantar la planta en la sombra, tal y como te recomendamos en la anterior recomendación.

Por otra parte, debes recordar que es una planta que necesita mucha humedad. Por este motivo, si en la zona que vives hace calor y no hay mucha humedad, lo que deberás es pulverizar las hojas con agua cada poco tiempo. Así la planta tendrá la humedad que necesita y podrá desarrollarse y crecer sin problemas.

A la hora de plantar la planta, tienes que saber que la misma se puede plantar en cualquier lugar, es decir que sobrevivirá bien en tiestos, como en terrarios o en otros lugares, siempre y cuando le ofrezcas las condiciones anteriormente mencionadas.

Finalmente, debes recordar que esta planta en muchas ocasiones es atacada por los pulgones. Esto quiere decir que es muy importante que la observes cada poco tiempo. Si ves que hay presencia de pulgones en la misma, deberás actuar cuanto antes, ya que los mismos se reproducen muy rápido y cada vez será más complicado eliminarlos.

Reproducción de la flor de Jericó

A pesar de que en un principio pueda parecer que es una planta complicada de reproducir, tienes que saber que en verdad es más sencillo de lo que parece, siempre y cuando sigas los siguientes pasos.

Para comenzar, debes tener en cuenta que la mejor época para reproducir a la flor de Jericó es en primavera, ya que así no solo tendrá temperaturas más interesantes para la misma, sino que la probabilidad de humedad será más alta, lo cual hará que las posibilidades de éxito en su multiplicación sean más elevadas.

Para realizar la reproducción de esta planta, en primer lugar, tendrás que mirar que la planta madre esté en perfectas condiciones. Es decir que no tiene que dar síntomas de estar seca ni tener ningún tipo de plaga, como puede ser de pulgones.

Una vez que estés seguro que la planta está en perfectas condiciones, será el momento de dividir la planta en diferentes matas. Según su tamaño, podrás dividir la planta en dos matas o más.

Una vez dividida la mata, solo la tendrás que plantar en otra maceta y ofrecerla una buena temperatura y humedad. Sobre todo, hasta que se agarre bien a la tierra y por ello comience a crecer con fuerza.

¿Cómo cuidar mi rosa de Jericó?

Si sigues los consejos que te hemos dado, no solo conseguirás que tu rosa de Jericó luzca con un brillo y un esplendor verde impresionante, sino que además conseguirás poder tener en tu casa una de las plantas más misteriosas del mundo.

Además, tienes que recordar no cometer el error de meter la rosa de Jericó en agua directamente, sino que esta planta tiene que estar en tierra. Y es que una cosa es que la misma necesite mucha humedad y otra cosa es que la misma tenga que estar directamente en el agua. Esto quiere decir, que, si la metes en el agua de manera directa, no es que no vaya a tener humedad, sino que va a tener más de la debida. Esto se traducirá en un exceso de humedad, por lo que las raíces comenzarán a pudrirse, es decir que la planta tendrá muy pocas posibilidades de sobrevivir.

¿Es difícil cuidar la flor de Jericó?

A pesar de que en muchos lugares nos venden a esta planta como misteriosa y complicada de cuidar, tienes que tener claro que no es tan difícil de cuidar. Tan solo tienes que seguir los consejos expuestos anteriormente y podrás disfrutar de una planta súper interesante y bonita en tu hogar.

Además, si consigues obtener un verde bonito, vas a conseguir también ser la envidia de tus vecinos.

Compártelo en tu red social: