Cuidados de la azalea

Cuidados de la azalea

La azalea es una planta- arbusto que tiene mucha belleza debido a sus bonitas flores con forma de campana. Sus cuidados suelen ser sencillos y si se siguen algunas recomendaciones básicas se puede convertir en una gran plata de interior que podrá incluso adornar tu casa. Dan las flores al final del invierno o al inicio de la primavera llenando de belleza la zona.

Cuidar la azalea en verano

Las azaleas necesitan mucha agua y un riego frecuente y abundante para funcionar, sobre todo cuando están en la etapa de floración. Lo mejor será no mojar ni las flores ni las plantas, regando directamente la tierra. Para cuidar de forma correcta la azalea, lo mejor es mantener la humedad de esta planta. Para ello, en los meses más calurosos se puede recubrir el suelo para evitar que el agua se evapore. 

Si las plantas están en macetas también se puede poner un plato con agua debajo para que pueda ir empapando mientras haga calor. No olvides quitarlo dos o tres días a la semana para que la azalea pueda descansar. El agua no debe llevar excesivo carbonato, lo mejor es el agua de lluvia. No olvides ubicarlas en un lugar que esté bien ventilado e iluminado y donde no reciba directamente la luz del sol, sobre todo si vives en zonas de mucho calor. Elige una zona con algo de sombra, donde como máximo rocen los 22 grados, si quieres conservarlas de forma correcta.

Cultivar azaleas en interior

Para cultivar azaleas en el interior de casa deberás seguir unas pautas sencillas. En primer lugar ubicarlas en un sitio de casa que tenga mucha luz a una temperatura normal, alejadas de radiadores puesto que de lo contrario se secarán y se marchitarán. Mejor que la humedad del ambiente sea alta y si no puedes conseguir esto, pulveriza las azaleas con agua templada todo lo que puedas. 

Riégalas a diario mientras estén en floración, sobre todo si hace mucho calor o utiliza la técnica del plato que ya hemos explicado, sin utilizar aguas duras ni excesivamente frías. En cuanto al abono, echa fertilizante aproximadamente cada quince días, incluso puedes aplicarle posos de café, que serán buenos para su crecimiento. Y en lo referente a la poda ésta debe hacerse una vez concluida la floración, no en invierno. Lo más interesante será que la trasplantes cuando haya terminado de florecer y la dejes en el exterior, pero esto ya dependerá de cada usuario.

Requerimientos de la azalea japónica

Las azaleas japónicas son unas plantas de interior que requieren de unos ambientes frescos. Si se cultivan fuera se deben de proteger de las heladas. Destacan principalmente por tratarse de unas plantas que hacen unas flores maravillosas en un gran número de tonos diferentes. Las azaleas japónicas pueden presentar flores de color rojo, de tonos rosas o de colores blancos. Éstos, pueden cambiar de tono, de más a menos intenso según sus diferentes características.

Las azaleas japónicas se pueden cuidar de forma sencilla y se deberá tener en cuenta, como ya se ha reseñado para las azaleas en general, que sus raíces permanecen húmedas si se quiere que la planta sobreviva. La temperatura a la que se deben regar debe ser fresca y la tierra es mejor que sea ácida. Una gran opción será el aprender a regarlas y coger la costumbre de hacerlo con agua de lluvia, para que crezcan perfectas.

Podar azaleas

Las azaleas podrán podarse para limpiarlas. Esto se hará mejor en invierno y consistirá en eliminar todas las partes muertas o secas, así como sierpes (rebrotes de la misma raíz) o ramas cruzadas. Por otro lado, también podrá hacerse lo que se denomina la poda de floración. Ésta consiste en despuntar las diferentes plantas para frenar el crecimiento de los ramos y así la planta pueda ramificar adquiriendo una apariencia mucho más compacta y dando muchas más flores.

Compártelo en tu red social: