Cómo regar correctamente las plantas de marihuana

Cómo regar correctamente las plantas de marihuana

El correcto riego de las plantas de marihuana es fundamental si quieres conseguir mantenerlas es un óptimo estado y que desarrollen al máximo todo su potencial. A continuación te presentamos algunos consejos de los expertos para que aprendas cómo regar correctamente las plantas de marihuana.

Cómo regar correctamente las plantas de marihuana

Si vas a cultivar tus plantas de marihuana en macetas de tierra o de mantillo debes tener en cuenta que se trata de una planta que necesita bastante agua pero que debes evitar a toda costa regar en exceso porque podrías llegar a ahogarla. Es por ello que debes regarla de forma continua y abundante, pero después esperar siempre a que la tierra esté de nuevo bien seca para regar de nuevo tus plantas. Esto puede aplicarse tanto a las tierras con fertilizantes como a las que no lo tienen.

Como nos explican en HonorFires, para poder regar correctamente las plantas de marihuana sin pasarte ni quedarte corto debes valorar que en cada riego tendrás que añadir agua en proporción de al menos un cuarto del volumen de tu maceta. Por ejemplo, si tienes una maleta de cuatro litros tendrías que echar un litro de agua y si tu maceta es de gran tamaño, de 30 litros, tendrías que echar siete litros y medio de agua por riego.

Para conseguir estos volúmenes de agua es normal que te toque regar dos y hasta tres veces en muchos casos. El truco está en hacerlo siempre de forma delicada, lenta y uniforme por toda la superficie. Te recomendamos colocar debajo de las plantas platos para macetas para que se llenen de agua sin perderla y puedan regresar después a la maceta para que se empape bien de agua.

En cuanto al sustrato, es importante elegir siempre los de mejor calidad que cuenten con una óptima capacidad de retención del agua, aunque valorando siempre que también tendrán que tener un buen drenaje para que tu planta de marihuana no se ahogue.

Cuando riegues tu planta de marihuana verás que las macetas son casi imposibles de mover (según su tamaño). A partir de aquí puedes ir revisando las macetas cada tantos días para ver si todavía les queda agua. Cuando encuentres que tus macetas vuelven a estar ligeras habrá llegado el momento de regarlas de nuevo.

Por supuesto, como el agua siempre pesa más que la tierra, una maceta con mucha agua pesa mucho más que una maceta sin ella y por tanto, con algo de práctica aprenderás enseguida cuando una planta de marihuana tiene necesidad de un nuevo riego.

Se trata de una técnica especialmente sencilla que al mismo tiempo resulta muy eficaz y se puede aplicar a todas las plantas de marihuana plantadas en una maceta. Con este tipo de riego tendrás que regarlas aproximadamente cada tres o seis días, según la temperatura del lugar en el que vivas. Además, cuanto más pequeña sea la maceta y más calor haga más tendrás que regarla.

Por otro lado, si no puedes prestar mucha atención a tus plantas también tienes la alternativa de optar por el riego por goteo aunque cabe reseñar que no suele dar muy buenos resultados en tierra, aunque se puede usar en casos excepcionales como por ejemplo si te vas de vacaciones.

Para instaurar el riego por goteo como tu método definitivo para regar tus plantas de marihuana te recomendamos dejar de lado la tierra en pro de un cultivo hidropónico en el que utilices un sustrato adaptado. También puedes utilizar el agua del grifo para regar tus plantas de marihuana siempre y cuando no tenga una dureza superior a 0,4. En caso contario lo mejor que puedes hacer es diluirla en agua pura como la de osmosis, el agua desmineralizada o el agua de lluvia.

De lo contrario el cloro, el calcáreo y todos estos elementos que se concentran en el agua de llave podrían llegar a dañar mucho tus plantas. Es importante dejar reposar el agua al menos 24 horas si quieres que el cloro se evapore y el agua esté siempre a la temperatura del ambiente.

Además, el PH del agua de riego para tus plantas de marihuana debe estar siempre entre 6 y 7 para poder regarlas de forma eficiente. En caso contrario tendrás que corregir este problema usando un medidor de PH y un reductor de PH.

Es importante valorar siempre que en las últimas semanas antes de hacer la cosecha tu planta irá consumiendo menos y menos agua con lo que será necesario ir reduciendo el volumen que le des en cada riego. Te recomendamos tener en cuenta que es importante vaporizar agua sobre tus plantas de marihuana pero no deberías hacerlo más de una o de dos veces por semana porque sino harás vagas sus raíces. Piensa que si tus plantas reciben agua por las hojas no desarrollarán sus raíces y por tanto es importante realizar el riego por las raíces de forma constante y vaporizar algo de agua a tus plantas sólo en los meses de verano.

En cuanto al sobre riego, si quieres saber cómo detectarlo debes saber que sus síntomas son parecidos a los de la falta de riego. Sequedad, mal color de las plantas, etc. Si no tienes claro si has regado demasiado o muy poco tus plantas de marihuana revisa el peso de la maceta para encontrar la respuesta.

Compártelo en tu red social: